de 2014.

REFERENCIAS DE CONSULTA

  1. López-Amador KH, Ocampo-Barrio P. Creencias sobre su enfermedad, hábitos de alimentación, actividad física y tratamiento en un grupo de diabéticos mexicanos. Ach Med Fam 2007; 9(2): 80-86.
  2. Gonzáles-Castro P. El apoyo familiar en la adherencia al tratamiento nutricional del paciente con diabetes mellitus tipo 2 (DM2). Waxapa 2011; 2(5): 102-107.
  3. Biblioteca de la Sociedad Española de Diabetes. Diabetes y ejercicio. Noviales A (coordinador) Ediciones Mayo. 2006.

DIABETES MELLITUS

La diabetes mellitus es un conjunto de alteraciones del metabolismo, que afecta los diferentes órganos y tejidos del cuerpo. Dura toda la vida y se caracteriza por un aumento de los niveles de glucosa en la sangre (hiperglucemia) debido a que el páncreas no produce o produce muy poca insulina, las células no responden normalmente a la insulina y ello evita o dificulta la entrada de glucosa en la célula, pero sí el incremento de insulina en la sangre.

Los principales síntomas son:

La Organización Mundial de la Salud reconoce tres formas de diabetes mellitus: tipo 1, tipo 2 y diabetes gestacional (durante el embarazo), cada una con diferentes causas.

La diabetes mellitus tipo 1 (también conocida como diabetes juvenil o diabetes mellitus insulino dependiente) es una enfermedad caracterizada por la destrucción de determinadas células del páncreas, lo cual provoca una deficiencia absoluta de insulina. Se diferencia de la diabetes tipo 2 porque generalmente aparece antes de los 30 años. Sólo 1 de cada 20 personas diabéticas tiene diabetes tipo 1 (más frecuente en jóvenes y niños). La administración de insulina en estos pacientes es esencial.

La diabetes mellitus tipo 2 o diabetes senil —conocida anteriormente como diabetes no-insulino dependiente— es una enfermedad en que los niveles de glucosa en la sangre son elevados. Las personas con este tipo de diabetes pueden tener más resistencia a la insulina o defecto en la secreción de la insulina.

La alteración de las funciones de la insulina causa daños en los nervios, ojos, riñones, corazón, vasos sanguíneos, facilita la progresión de la enfermedad y la aparición de complicaciones.

La diabetes mellitus gestacional aparece en una de cada 10 embarazadas. El embarazo representa un cambio en el metabolismo porque el feto utiliza la energía de la madre para alimentarse, oxígeno, nutrientes, lo cual conlleva una disminución de la insulina y entonces la diabetes se desarrolla. Las consecuencias pueden ser tamaño anormal del feto, causado por incremento de glucosa, o sufrir daños al momento del parto.

Como podemos observar, la diabetes mellitus es una enfermedad que requiere de cuidados constantes que implican cambios en el estilo de vida, comer de una manera balanceada y apegarse al tratamiento médico. No hacerlo puede traerte consecuencias negativas como daño a ojos, riñones, nervios, vasos sanguíneos y, por supuesto, muerte prematura debido al aumento del efecto tóxico de los niveles de glucosa en la sangre.

Atención Médica Comunitaria
Editorial Medica Latina 2012.® todos los derechos reservados.