de 2014.

REFERENCIAS DE CONSULTA

  1. Castells-Bescós E, Boscá-Crespo AR, García-Arias C, Sánchez-Chaparro MA. Hipertensión arterial.
  2. Varela-Arévalo MT. El reto de evaluar la adherencia al tratamiento en hipertensión arterial. Pensamiento psicológico 2010, 7(14):127-140.

HIPERTENSIÓN ARTERIAL

Se trata de un aumento en la presión arterial sistólica de 140 mmHg o mayor y/o una presión arterial diastólica de 90 mmHg o superior. Los síntomas que confirman el diagnóstico son dolor de cabeza, zumbidos en los oídos y mareos.

Es una de las enfermedades a las que se debe poner más atención y cuidados porque al no detectarla ni atenderla puede convertirse en hipertensión refractaria, es decir, en una hipertensión que no se controla con medicamentos y que puede ser la causante de la aparición de enfermedad cerebrovascular, enfermedades cardiovasculares prematuras, tales como insuficiencia cardíaca, infarto y, naturalmente, muerte.

Existen dos tipos de hipertensión arterial, primaria y secundaria. No se sabe con exactitud que desencadena la primaria, pero se sabe que hay algunos factores que la facilitan son:

La hipertensión secundaria tiene su origen en:

La hipertensión arteterial también se le puede clasificar como ligera, moderada y grave, que son equivalentes a grados 1, 2 y 3 (tabla 1).

Tabla 1. Clasificación de los valores de presión arterial

Tipo Sistólica (mmhg) Diastólica (mmhg)
Óptima <120 <80
Normal <130 <85
Normal-alta 130-139 85-89

Hipertensión grado 1 (ligera)

140-159 90-99

Hipertensión de Grado 2 (moderada)

160-179 100-109

Hipertensión de Grado 3 (grave)

>179 >109

Hipertensión sistólica aislada

>139 <90
Atención Médica Comunitaria
Editorial Medica Latina 2012.® todos los derechos reservados.